fbpx

«El Imperio del Quijote»: la verdadera historia de «El Diario» y los Etchevehere.

El periodista y escritor Jorge Riani presento hace poco su nuevo libro que subtitula «La historia de El Diario que ocultaron los Etchevehere. Nacimiento, crecimiento y ocaso de un medio que influyo en la política argentina».

Desde su prologo y su primer capitulo nos re-enseña una historia que todos los de la generación de los años 50 hasta ahora, sabíamos: Que los Etchevehere crearon El Diario, cosa que no fue así, y nos demuestra el poder que pueden tener los medios de comunicación para cambiar relatos, para cambiar la historia y cuanto pueden influir hasta el nivel de colocar políticos en las mas altas esferas del gobierno.

Riani, que supo trabajar mas de 20 años para este matutino, no se dedico a investigar que paso en este medio durante los últimos años sino que se dedico a escribir la historia completa desde la creación del mismo allá por 1914.

Seguramente todos los lectores de libros alguna vez hubieran querido preguntarle al autor del mismo porque escribió tal o cual libro. Jorge Riani se adelanta a la pregunta, y a modo de prologo, el mismo responde porque escribió este libro y lo hace de una manera que es imposible no querer leer el libro completo. Aquí transcribimos ese «prologo» para uds.

¿Por qué escribir sobre El Diario?

Se trata de mirar mas allá de la historia. Donde quizás esta la Historia, entendida como los hechos pretéritos -efectivamente ocurridos- aunque los documentos que verbalizan esos hechos estén amarillentos y sus contenidos olvidados.

Este libro no viene a contar la historia oficial de El Diario sino a contar su nacimiento y su crecimiento. No es un relato. Es una historia relatada.

El anhelo es hacer trascender, modestamente, (aunque la trascendencia nunca es modesta) que no se trata, este trabajo, de la historia de una empresa periodística simplemente. Se trata de eso, sí, pero también de una historia política de Entre Ríos y por qué no de la Argentina.

Este libro viene a contar una historia que contradice a un relato que se ha venido repitiendo hace 72 años, vinculado el origen de El Diario. Eso es ya un desafió: poner blanco sobre negro sobre un trascendental acontecimiento del pasado, y contarlo sobre la base de datos objetivos y constatables.

Contar el pasado de El Diario es correr el velo que envuelve a una historia colectiva que fue borrada y olvidada. El olvido abrazó también a los protagonistas, decenas de jóvenes que irrumpieron en la vida política de la provincia para genera un cambio en la conducción del Estado. Fueron los que destronaron al conservadurismo y pusieron en la agenda publica políticas sociales y económicas que hasta antes de ellos no eran asuntos de Estado.

El Diario tuvo 32 dueños en su origen, y uno de ellos fue Luis Lorenzo Etchevehere. De modo que no fue el único dueño. Ni siquiera el que mas acciones poseía en la sociedad anónima que se formalizo en 1920, es decir seis años después de haberse fundado El Diario.

Etchevehere fue el primer director, es cierto, pero también es justo decir que su gobierno periodístico duro menos de dos meses porque ese mismo año fue elegido vicegobernador, integrando la primera formula radical en gobernar la provincia.

De todos los dueños o directores de El Diario salieron ocho gobernadores de Entre Ríos: Miguel Laurencena, Celestino Marcó, Luis L. Etchevehere, Eduardo Laurencena, Ramón Mihura, Enrique F. Mihura, Herminio Quirós y Raul Lucio Uranga. De este grupo también salieron cuatro vicegobernadores: Emilio Mihura, Luis L. Etchevehere, Enrique Perez Colman y Cándido Uranga.

Allí hay una historia que de pronto dejó de contarse.

El relato reemplazó a la historia a partir de 1947, un año después de que Arturo J. Etchevehere, hijo de aquel primer director, lograra quedarse con la totalidad de las acciones. Compró algunas y otras se las donaron.

Cuando tuvo todas las acciones, en El Diario dejo de escribirse sobre los fundadores. En cambio se escribía sobre el fundador Luis L. Etchevehere, que en la tarea de crear El Diario estuvo acompañado por un «grupo de jóvenes entusiastas». Algunos de esos jóvenes fueron, como dijimos, tan dueños y tan gobernadores como Etchevehere.

El relato minimiza la acción de Miguel Laurencena, a quien algunos viejos textos caídos en el olvido, hábilmente nunca reeditados, lo muestran como el verdadero ideólogo de la creación de El Diario.

Sobre esas bases historicas, Arturo J. Etchevehere hizo un diario moderno sin que nadie note la transformación. Era un órgano partidario y lo convirtió en un diario para la sociedad toda, sin partidos.

El Diario tuvo una trascendencia comercial y periodística importante al no seguir el camino de los órganos partidarios que avanzaron hacia su cierre definitivo.

Este libro cuenta también la historia de la familia Etchevehere, y lo hace trazando un perfil de sus principales protagonistas, mediante anécdotas reveladoras y controversiales, pero fundamentalmente contando qué rol jugaron en el destino de El Diario.

Las paginas del libro asumen el desafió de trazar un perfil de un hombre controvertido y exitoso a la vez. El mas exitoso del clan. Tan amado como odiado.

Sobre el autor

Jorge Riani es periodista. En El Diario, de Paraná, trabajó entre 1984 y 2002. Regreso en 2009 con el cargo de coordinador general de la Redacción, hasta el despido masivo de trabajadores, una vez que el medio se convirtió en vocero de un gobierno.

Es corresponsal de La Nación, en Entre Ríos, y editor de Revista Contexto, que se publica online.

Trabajo en decenas de medios de todos los soportes: impresos, radiales, televisivos y en internet.

Entre 2016 y 2019 fue coordinador del multimedios municipal de Paraná, cuya tarea dio como resultado la radio publica de la capital entrerriana y la editorial municipal.

Escribió los libros «Entre Ríos Secreta», «Relicario; crónicas urbanas de Paraná», «Ciudad infinita; historia, arte y leyendas en el Cementerio de la Santísima Trinidad», «Entre bambalinas; historia del Teatro 3 de Febrero: desde generador de cultura de la capital nacional a escenario mayor de la ciudad de Paraná». Fue coautor de «Periodismo Cercano», que edito la Konrad Adenauer Stiftung y Fopea, entidad ésta a la que renuncio en 2018.

Dio clases de «Periodismo de Investigación» y «Redacción Periodística» en la Universidad de Concepción del Uruguay y en la Escuela Terciaria de Estudios Radiofónicos (ETER), de Paraná.

El museo memorial Yad Vashem, de Israel, lo becó en 2009 para participar de los seminarios, dictados en esa entidad y en la Universidad de Jerusalem, sobre el tratamiento del Holocausto en la prensa y en la educación.

Participo de la creación del Sindicato de Trabajadores de Prensa y Comunicación de Entre Ríos, del que fue el primer secretario de Cultura.

Abrir chat