Paraná es una de las primeras ciudades del país con un Laboratorio de Alumbrado Público

La Municipalidad puso en marcha un Laboratorio de Alumbrado Público e implementó el Sistema Integral de Gestión de Alumbrado Público (SIGAP). Entre otros beneficios, la innovación mejora el funcionamiento y la eficiencia del sistema de luminarias, genera ahorro, detecta fallas y brinda información precisa para la compra de nuevos equipos.

La iniciativa es parte del plan del Municipio para modernizar el alumbrado público de la ciudad, lo que, entre otras medidas, incluye una política pública de sustitución de artefactos por sistema Led, brindando mayor eficiencia y ahorro.

La viceintendenta Andrea Zoff, a cargo del Municipio, recorrió junto al secretario de Servicios Públicos, Emanuel Redondo, las instalaciones del Laboratorio, ubicado en Garrigó y Confederación Argentina. “Necesitábamos tener dentro del Municipio un espacio donde pudiéramos reparar este tipo de luminarias y testear ante alguna compra, algo que nos permite ahorrar recursos y comprarlos de la mejor calidad posible para que tengan mayor durabilidad”, explicó.

“Este laboratorio sintetiza esta manera de trabajar que venimos llevando adelante con mejor equipamiento, nueva tecnología, capacitación y profesionalización de los trabajadores”, agregó.

Redondo, en tanto, consideró: “Hoy estamos dejando las bases en la ciudad para tener una telegestión y trabajar tanto el apagado y el encendido de las luces, o el conocimiento si una luz está funcionando o no desde un centro de monitoreo como en el que estamos hoy presentes”.

El subsecretario de Servicios Públicos del Municipio, Lucas Feltes, destacó que el Estado Municipal “implementó uno de los primeros laboratorios municipales en el país, ya que muchos tienen tercerizado el alumbrado público, como Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA)”, y valoró que este proceso lo inició el reconocido ingeniero Carlos Vandevoorde y tomó la posta el Ingeniero Juan Matías Hasenauer, junto a un equipo técnico formado en luminotecnia.

El nuevo laboratorio, que ya comenzó a funcionar y en 30 días concluirán las obras de ampliación de las instalaciones, tiene la capacidad de desarrollar ensayos y mediciones eléctricas/electrónicas, y con instrumentación compatible para llevar a cabo la introducción a mediciones fotométricas. Se trabajará en conjunto con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Beneficios para la ciudad

El laboratorio es necesario, ya que “mejora el funcionamiento/eficiencia del alumbrado público; tiene una herramienta para la detección de fallas; está a la vanguardia de las nuevas tecnologías para analizar su posible implementación a nuestro sistema; y fomentará la comunicación Municipalidad – Proveedor, con el fin de comprar con criterio técnico los equipos y elementos que mejor se adecuen a las necesidades de la ciudad”, indicó Feltes.

En ese sentido, la Municipalidad tendrá un registro preciso de todos los artefactos ofrecidos, con el fin de elegir al mejor de forma objetiva y técnica y tendrá un control de la inversión realizada y cómo se está utilizando. En ese marco, Feltes precisó que actualmente se están ensayando luminarias que están en víspera de homologación y drivers que fueron extraídos del servicio para verificar su falla, con el fin de tener una referencia práctica a la hora de volver a comprar estos elementos.

Luego, comentó que hubo ensayos de fotocélulas que fueron fácilmente reparadas gracias al laboratorio: “Esto es clave debido a que se puede promover la comunicación con el fabricante para que mejore su producto, lo que conllevará a mejorar la calidad de estas, y consecuentemente a un mejor funcionamiento del alumbrado público y un ahorro energético notable”, dijo. También, se pueden detectar fallas de placas de potencia de controlador de semáforos.

La reparación de artefactos LED, además, “es una nueva oportunidad laboral de mano de obra especializada que se va a necesitar”, comentó Feltes y consideró que el desafío que se deja para la gestión siguiente es “poder vincular a las escuelas técnicas con orientación electrónica o electromecánica a nuestra área de alumbrado público”.

También en el marco del convenio, próximo a firmarse entre la UTN y la Municipalidad, se establece que entre el Laboratorio de Electrónica de Potencia de la UTN y personal de la Dirección Técnica de Alumbrado realicen experiencias prácticas de instalaciones de alumbrado público solar, y se puedan realizar en este sitio las mediciones y los ensayos correspondientes.

Sistema Integral de Gestión de Alumbrado Público

Por otro lado, se implementó el Sistema Integral de Gestión de Alumbrado Público, que implicó mudarse de Sistema de Información Geográfica, que es un software libre y de código abierto, que permite manipular datos respecto a puntos georreferenciados en el plano, lo cual lo vuelve un programa muy ágil a la hora de ingresar información de los puntos de luz de la ciudad.

Cabe aclarar que, a cada punto de luz, se le pueden ingresar infinidad de atributos (tipo de artefacto, marca, montaje, driver, fecha de colocación, intervenciones de mantenimiento, etc.), pudiendo obtener infinidades de estadísticas de forma instantánea de la información que hoy existe y está instalada, con lo que este programa permitiría crear una base de datos sólida, capaz de almacenar la información precisa del alumbrado público de la ciudad, y dejando las bases para pensar en Telegestión en un futuro no muy lejano.

Sistema Led

Cabe destacar que se proyecta que para el final de la gestión del intendente Adán Bahl, Paraná tenga el 50% de la ciudad con luminaria Led. El objetivo es responder a los nuevos desafíos que implica las nuevas tecnologías y así reducir el consumo energético (entre un 45 y un 55 %) y cuidar el ambiente.

De la recorrida también participó Carlos Díaz, director de Alumbrado.