fbpx

Mara Hollmann de solo 4 años recibió un trasplante de corazón después de un año de espera

Nació con una malformación genética que afectó su corazón. Encabezó durante meses la lista del Incucai para trasplante cardíaco pediátrico y ayer finalmente se concretó la intervención en el Hospital Italiano.

Por Florencia Rodríguez Petersen para Revista Gente

«Un día como hoy llegamos a Buenos Aires para realizar un control post-quirúrgico de su tercera cirugía», escribía hace poco más de una semana Gerardo Hollmann en el perfil de Instagram que creó junto a su esposa, Analía Grecco, para concientizar sobre la importancia de donar órganos.

El 11 de noviembre –la fecha aludida– se cumplía un año desde el examen médico que se convirtió en un hito en la vida de Mara Hollmann Grecco. «Dormimos, y luego de ese control comenzó el cambio, el caos, lo nuevo, lo malo, lo feo, lo triste, comenzó todo!!! Hoy ya pasó un año, con altos y muy bajos momentos. Nos pudimos ir adaptando a esta nueva forma de vida. Estamos los 4 juntos, por dormir en la misma cama donde comenzó todo…«, reflexionó.

El padre de Mara contó entonces que «le hicieron estudios. Estuvo un mes internada en observación para intentar encontrar la causa y sólo lograron determinar que esta insuficiencia era producto de una malformación congénita que arrastra desde su concepción y termina en la necesidad de un trasplante cardíaco».

Además, compartió algo sobre su hija, la protagonista de esta historia: «Mara, gracias a Dios, se encuentra muy bien… estable y compensada!!! Nosotros, enteros para seguir adelante por ella, nuestro Consuelo es verla así, e imaginarla en un futuro con nosotros… Seguimos en la espera de su Ángel Donante… Dios bendiga a ese héroe y a su familia, en lo que puede ser el peor día de sus vidas. Pero ellos deciden seguir dando vida, donando sus órganos de manera desinteresada, altruista, solidaria y con todo el amor del mundo!!!», escribía, consciente del dolor extremo que atraviesa la familia cuando decide donar los órganos de un menor de edad.

Aprovechó la ocasión para agradecer «a todos los que acompañan con oraciones, intenciones y deseos», sin imaginar que una semana después recibiría la noticia más esperada: ¡llegó un corazón para Mara!

La niña fue intervenida este sábado en el Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires. La intervención se extendió durante varias horas y al atardecer fue trasladada a terapia de recuperación. «¡Ya salió! La están estabilizando. Está bien. Hay que dejar que los terapistas hagan su trabajo ahora. A seguir rezando y empujando con buena vibra, que ese corazoncito va a latir muy fuerte», compartió en un mensaje lleno de esperanza una amiga personal de la familia Hollmann-Grecco.

Los Hollmann-Grecco viven en Paraná, pero cuando el diagnóstico de Mara se complicó se mudaron a Buenos Aires. «Nos dijeron que por estar en la lista de Emergencia Nacional A del Incucai debíamos mudarnos cerca del centro de salud donde se realizará el procedimiento, porque en el orden que ella está, en cuanto aparece el posible donante te llaman y se realiza el procedimiento», detalló hace meses Gerardo.

Gerardo, Mara, Analía y Maitena en una sesión de fotos para atesorar.

«Mara nació en el Hospital Italiano. Es paciente del equipo de Cardiología de la institución y su cirujano es Jorge Barreta, cirujano cardiovascular infantil», explicó el padre cuando dio a conocer la noticia de que su hija estaba en lista de espera.

La pequeña ya había pasado por tres cirugías a corazón abierto: una a los 9 días, otra a los 10 meses y la tercera justo una semana antes de cumplir los tres años. «Las dos primeras fueron paliativas, para darle tiempo y calidad de vida. La tercera fue de reconstrucción. Las tres intervenciones fueron exitosas. Cada una fue cumpliendo con el propósito que el equipo médico tenía».

En más de una ocasión, Gerardo hizo referencia a la llamada Ley Justina, que ha causado un gran impacto. Pero enseguida aclara que «la donación pediátrica sigue teniendo mucho impedimento, por cuestiones legales. Todavía se necesita el consentimiento de uno de los padres y, en el caso de estar ambos, si uno no está de acuerdo prevalece esa postura. También es mucho trabajo hacerlo ante accidentes traumáticos: aun si ambos padres están de acuerdo, no se puede hacer sin autorización de la fiscalía que está de turno en el caso«.

Su propuesta fue y sigue siendo hablar de donación pediátrica. Desde un corazón para Mara. #DonarEsVida, #HablemosDeDonacionPediatrica y #LosOrganosNoVanAlCielo son los lemas que eligió para promover el debate en torno a este tema. «Queremos llegar a todos lados para que se entienda que los órganos no van al Cielo. Se quedan en la Tierra y pueden generar vida».

Abrir el chat