fbpx

Escuela Nº 9 “Adolfo Alsina”. La que se fue con sus tablas

La increíble historia de la escuela desaparecida que supo estar donde hoy se encuentra el supermercado La Peruana. Un relato del periodista e historiador David Cordoba que forma parte de su próximo libro «Paraná de los grandes silencios…»

Hablar de Manuel Pacífico Antequeda merece un libro por sí mismo. Desde construir más de doscientas escuelas en el país,  incluídas las dos primeras “Escuelas Flotantes” que fueron destinadas a prestar servicios en la zona de Islas del Ibicuy y que eran trasladadas en épocas de crecientes siguiendo las necesidades de la población…solo por nombrar algo de lo que dejó para la educación…Historia aparte sería el sitio  en donde descansan sus restos  bajo un monolito que se levanta en su nombre…

     Este mendocino nacido el 25 de marzo de 1860 y que eligió nuestra Escuela Normal para su formación integral, obteniendo el título de Maestro Normal en 1878 y de Profesor Normal en 1879 y que fuera replicado duramente por el Presidente Sarmiento al entregarle su diploma de profesor…Quizás éste hecho anécdotico es la punta del largo hilo de aquél «Plan Antequeda» y de la historia de una escuela de Paraná, hoy desaparecida y que muchos no tienen conocimiento que alguna vez estuvo allí, en un predio al cual, actualmente, quizás han ido o van a hacer compras.

   Por ser totalmente de madera, la “escuelita de tablas” le decían en ese barrio de casas desperdigadas, con calles de tierra, incluído el boulevard Alsina que allí, en el frente, daba inicio a calle Almirante Brown.

Notese detrás de los edificios principales los baños también de madera.

   La construyeron en el sitio lindante a lo que fueron los potreros de la Sociedad Rural. La trajeron de Misiones ya lista para ser armada, tomando el modelo de las escuelas de madera de esa provincia… Su denominación fue Escuela Elemental con Anexos Agropecuarios Nº 9 “Adolfo Alsina”.

   Rodeado su contorno por un alambre tejido perimetral de protección, principalmente de los equinos que solían andar sueltos,  un amplio portón permitía la entrada a la escuela que funcionaba en el ala derecha de la propiedad. Tenía tres aulas simétricas con ventanas al boulevard y puertas al enorme patio de tierra, con añosos paraísos rodeándolo, destinado al recreo. El ala izquierda, idéntica a la derecha, alojaba  la Dirección y la vivienda de la directora y familia. Los pisos interiores de ambas alas, eran de madera y de baldosas el de las angostas galerías, sostenidas de trecho en trecho por columnas de madera.

   Descripta así, se siente fría a los afectos, ya que la vida bullangera que allí existía, dejó recuerdos imborrables en quienes fueron sus alumnos y docentes. No solo compartían el aula y los recreos, sino que poseía una huerta que hacía a la convivencia con la naturaleza y sus productos. Esta era la premisa del Plan Antequeda, hacer escuelas allí dónde se necesitaban. Recordemos que estamos a principio del siglo XX. Paraná tenía sus escuelas monumentales en zonas cercanas a la Plaza 1º de Mayo y el boulevard Alsina era muy lejano, en la periferia…

   El paso del tiempo y vaya a saber qué desidia o intereses  de quién o quienes, hizo que la “escuelita de tablas” se fuese del barrio.

   La vieja casona que construyese Santos Dominguez en la esquina de Avda Echagüe y Pascual Palma, hoy una concesionaria de autos, le dio cabida provisoria y, cuando “molestó” allí fue a parar a calle Gualeguaychú, acera sur, poco antes de llegar a Irigoyen. Finalmente, por disposición de las autoridades provinciales, termina fusionándose con la Escuela Nº 11 “Alfredo Villaba”. Esta última, también venía “rebotando”, ya que primero alquilaban una casona en calle Feliciano y Ramirez (hoy Alsina) y luego ante el crecimiento de la matrícula hicieron necesario conseguir un predio más grande e iniciar la construcción de un edificio propio. El lugar ideal, para no irse de la zona, era el predio que en calle Cura Alvarez  Nº 774, casi Feliciano, ocupaba el Quique Club. Las  gestiones “fueron y vinieron”, el club recibe el predio que ocupa actualmente y la escuela Nº 11 comenzó a construirse.

   Del pasado de la Escuela Nº 11 Alfredo Villaba, solo el número se mantuvo. De la “escuelita de tablas”…nada…

   El nuevo edificio se inaugura con el nombre de Escuela Nº 11 Provincia de Santa Fe en el año 1962.

   Seguramente se estarán preguntando…¿Y el nombre original?…¿Por qué Provincia de Santa Fe?… Cosas de la política y de la diplomacia. Había comenzado la construcción del Túnel Subfluvial…existían convenios de cooperación mutua entre ambas provincias… Para la inauguración del edificio estuvieron presentes el gobernador de Entre Ríos Raúl Uranga y el de Santa Fe Carlos Sylvestre Begnis… Dentro de ese marco de cooperación en la provincia de Santa Fe hay una escuela Provincia de Entre Ríos, ubicada en Pavón Arriba (Constitución) y lleva el Nº 6014…pero ésa, es otra historia.

 El gordo Antequeda, como le decían sus amigos, murió en Santa fe el 8 de febrero de 1920. Al otro día ya descansaba en suelo paranaense. Hoy sus restos están debajo de un monolito con su busto coronándolo en su querida Escuela Normal Rural “Juan Bautista Alberdi”… Pero ésta también es otra historia…

 Fuentes:

  • El Estado de Entre Ríos, J.Garcón Olesa, Paraná,1912.
  • Páginas de Oro de Paraná, Alfeo Zanini, Paraná, 1926.
  • Cinco Esquinas, Zaida Margarita Padró de Avero, Paraná 1996.
  • Albúm de Edificación Escolar de la Provincia de Entre Ríos 1903 – 1913.

Abrir el chat