fbpx

Como es Santa Ana. El pequeño paraíso entrerriano que se volvió infierno tras 41 casos de covid.

Ubicada a 330 km. de nuestra ciudad, en la otra costa entrerriana, Santa Ana es un pequeño edén de turismo, playas y camping que, hoy, es noticia por la cantidad de casos de covid-19, en un pueblo de apenas 2500 habitantes. Fotos.

Foto de Dani Ardiles

Santa Ana, ubicada al noreste de la Provincia de Entre Ríos, sobre las costas del Río Uruguay a 25 kms de la Ruta Nacional 14, es un placido lugar donde se puede disfrutar de un amplio abanico de propuestas turísticas que van desde un recorrido por todo los campos de producción, turismo rural y de estancias, y por supuestos los espléndidos camping y playas.

Foto de Brenda Vonutti

La región presenta un paisaje de llanuras, lomadas y ondulaciones, de suelo arenosos, con un clima sub-tropical cálido. Estas tierras son un lugar encantador, por su bello paisaje y la imagen particular que le brinda el imponente lago de Salto Grande, y sus arroyos: Sauce, Santa Ana, y Mandisovi chico.

Foto de Fotografia.E.B

Desde hace 5 años se realiza allí la Fiesta Nacional de la Sandía, una de las Fiestas más emblemáticas e importantes ya no solo de la provincia de Entre Ríos, sino de toda la región del Litoral, por presencia de público, por la cantidad de artistas en el escenario y por sobre todo por el clima que el propio público le imprime a cada noche.

Rodeada por el Lago Salto Grande, lago artificial resultado de la construcción de la Represa Hidroeléctrica Salto Grande, este corredor forma una de los espejos de aguas más importantes del país, con las playas de arenas blancas y aguas limpias más cautivantes del río Uruguay.

La hidrografía particular de Santa Ana y región permite que, sus atractivos naturales hagan del turismo una de las industria más prosperas y progresivas del sector.

Foto de Brenda Vonutti

Quienes la visitan puede disfrutar de un amplio abanico de propuestas turísticas que van desde un recorrido por todo los campos de producciónturismo rural y de estancias, y por supuestos los espléndidos camping y playas. Sumado al rico historial de la ciudad.

Al visitar la ciudad podrán apreciar la humildad y espíritu del característico pueblo del interior, donde la amabilidad y cordialidad son prácticas frecuentes.

En la ciudad existen varios edificios que se resisten al paso del tiempo y siguen en pie desde la creación del «Antiguo Pueblo Otaño«

– El viejo tanque de agua el cual sobrevive en pie al pasar del tiempo y es testigo privilegiado del traslado del antiguo pueblo hacia su nuevo emplazamiento.
– Otra edificación que sobrevive, es la casa de hermosa, antigua construcción que hoy sigue en pie y en proyecto de transformarse en museo del pueblo.
– La capilla Santa Ana, fundada en 1.901, mantiene su fachada, Su fiesta patronal se realiza los días 26 de julio de cada año, con su tradicional procesión por las calles del pueblo y en la que se congregan durante una semana para rendirle culto a la santa patrona.
– El centro de salud mantiene su edificio, por el crecimiento urbano se debió realizar una edificación nueva y moderna pegada a la antigua construcción.
– La comisaría, mantiene su edificio desde el Antiguo Pueblo Otaño.
– La escuela primaria edificio antiguo que mantiene su fachada que albergo a miles de alumnos de toda la región.

Foto de Flor Gomez Navarro

Además en oportunidades que el lago desciende su nivel se puede ver desde la nueva y moderna costanera el trazado de las calles del Antiguo Pueblo Otaño, que aun se conservan bajo el agua del lago como testigo de historias y anécdotas que alguien puede narrar.

Historia

Comenzó siendo una estancia ganadera fundada por Santiago Artigas, junto con otras, en el Rincón del Mandisoví, por mandato del gobernador de la provincia de Entre Ríos, Justo José de Urquiza en 1848. El 8 de septiembre de ese año Urquiza había designado al hijo de José Artigas como mayordomo de la estancia del Estado en los campos de Mandisoví. Posteriormente, las tierras fueron vendidas a particulares, adquiriéndolas sucesivamente Miguel Rohrer (inmigrante Alemán), Pedro Perich (inmigrante austrohúngaro), Juan Cruz Paiz e Higinio Barreto (ambos estancieros) quienes vendieron con pacto de retroventa a Salvador Tido pero conservando la posesión de la tierra, luego Paiz y Barreto venden hacia 1896 Cupertino Otaño, quien era socio de J.C Paiz en otros emprendimientos y apoderado de H. Barreto.

Cupertino Otaño vio la posibilidad de llevar adelante un negocio inmobiliario y adquirió la propiedad con un crédito de la Sociedad de Mandatos y Afines del Río de la Plata escribano Tristan Almandoz, de la Ciudad de Buenos Aires, las divididio las tierras diseñando el casco urbano, de 55 manzanas atravesadas en su corazón por las vías del Ferrocarril General Urquiza, cuya estación (Estación Santa Ana) se había construido con aportes de los vecinos en el año 1889. Es importante saber, que la dirección de catastro de la provincia nunca aprobó los planos de la ciudad, considerándose hasta el día de hoy su ejido como zona rural. Durante muchos años, Se lo llamó Santa Ana o Barreto a esa zona, denominadosela también posterior al loteo de 1895 “Pueblo Otaño” o Santa Ana. Con una plaza céntrica frente a la capilla, y a su alrededor la zona de quintas chacras, abarcando una distancia de hasta 25 Has, denominada Colonia Santa Ana. En 1901 se bendice y entroniza a su patrona santa Ana, tomando así el nombre definitivo el poblado.

Poco tiempo después la población de Santa Ana experimentaría uno de los cambios más profundos en su historia. En 1979 el Gobierno nacional emprende la construcción de la represa de Salto Grande, sobre el río Uruguay. Esta obra trajo como consecuencia inmediata una importante modificación en la zona, debido al ensanchamiento y el re encauce del río. Esto dio origen a la formación del lago artificial “Salto Grande”, y modificó profundamente la jurisdicción de Santa Ana, debido a que miles de hectáreas quedaron bajo el agua. Y con ello la necesidad de comenzar a construir mayores alternativas de producción, basadas esencialmente en la citricultura.

Abrir chat