fbpx

La empresa paranaense Heredero Gin se expande e instala una fábrica en Madrid

Tomás Jaime, el alma de la firma entrerriana, detalló cómo se expande la marca a nivel internacional y cuáles son los desafíos que enfrentan en España y otros países. Además, reveló que en Argentina duplicaron ventas y avanzan con dos nuevos proyectos de inversión para aumentar la producción.

Heredero Europa va tomando forma y proyecta lanzarse oficialmente en febrero de 2023. La empresa paranaense productora del gin con sello de la Mesopotamia tomó la irreversible decisión este año de competir en las mayores ligas del mundo. Es por ello que está terminando de poner a punto otra fábrica, totalmente nueva y con un enorme potencial, en la ciudad de Madrid, con el norte puesto en expandirse por los mercados más exigentes del planeta.

Tomás Jaime, fundador y cara visible de la firma, reveló que la destilería fue montada desde cero y en tiempo récord en la capital de España, con el primer objetivo de abastecer dicho país en el corto plazo. La segunda etapa, según anticipó, prevé que de seis a doce meses se pueda expandir y exportar a otros países de Europa, con Portugal, Italia y Francia primeros en la lista.

“Estamos en la etapa final de las pruebas del producto en sí, con pruebas del agua, el alcohol, haciendo los primeros lotes, viendo cómo reacciona la calidad también de los cítricos. Son materias primas de acá, con maquinaria nueva. La idea es para febrero empezar a venderlo”, sintetizó el joven paceño, quien debió mudarse a mediados de este año para ponerse al frente del ambicioso proyecto.

Hasta febrero, la firma tiene algunos pasos que cumplimentar para salir al mercado con la fuerza suficiente que le permita gustar e instalarse como una opción entre los exigentes paladares. Por un lado, se encuentran en la etapa final de la puesta en marcha de la sala de producción, con capacidad inicial de 15.000 litros por mes. Por otro lado, resta definir una alianza estratégica con un distribuidor para posicionar el producto en las góndolas, con una logística acorde al continente y las formas de consumo, diferentes a estas tierras.

De esta manera, Heredero Gin afronta un desafío trascendental en pos de internacionalizar la marca que, al mismo tiempo, se complementará con una política empresaria que busca aumentar las exportaciones y posicionarse en el Caribe y Centro América. Para este objetivo, además, proyecta duplicar la producción en Paraná, con la meta de mudarse al Parque Industrial. Pero eso no es todo; los socios suman la construcción de un hotel boutique y una destilería con servicios Premium en la zona de Bajada Grande para 2023, que intentará darle un giro turístico a la etiqueta.

Desafío comercial

La instalación de la fábrica fue todo un desafío en sí mismo, no sólo por la infraestructura y los servicios necesarios, sino por los más de cien proveedores que debieron desarrollar en pocos meses, que les garanticen el abastecimiento de insumos, maquinarias, materias primas y habilitaciones. Pero ahora, entienden, resta resolver la comercialización, una de las patas fundamentales para la inserción y despegue de Heredero Europa. “Dar con la gente oportuna significa un gran desafío y un gran problema a resolver”, sintetizó Tomás.

Para ello, delinean un acuerdo comercial con una distribuidora con llegada a toda la Península Ibérica. “Es muy difícil dar con las empresas buenas de distribución de bebidas. Hay muchos productos en el mercado y todas quieren ir con esta firma que le vende a Carrefour, Día, Makro, entre otros. Hay que entender que acá la gente no compra alcohol en vinotecas, salvo productos muy boutique; se compra fundamentalmente por plataformas virtuales o en el supermercado”, explicó.

En ese sentido, señaló que el desarrollo de las relaciones humanas y comerciales desde cero les implican un camino por recorrer. Lo cierto es que a su juego lo han llamado. Por su forma de ser, no dejará de vincularse y conocer personas que le brinden las llaves para abrir las puertas correctas. De todos modos, no deja de advertir que ganarse la confianza por el sólo hecho de ser sudamericano le exige un esfuerzo mayor.

“Realmente dar con las relaciones humanas lleva tiempo y mucha inteligencia en saber relacionarte y con quién. Hay que abrir puertas en un corto plazo, haciéndoles entender que venimos a invertir, dar trabajo y con un proyecto que en el transcurso de seis meses se tiene que poner en marcha. Es un gran desafío personal y para la empresa”, reflexionó, y acotó: “Queremos que sea un proyecto genuino de largo plazo, que tenga la misma proyección y éxito que tuvo en Argentina. Para eso, tenés que dar con gente profesional”.

¿Por qué España?

A principios de 2022, Heredero tuvo un primer acercamiento para vender gin a España. Sin embargo, cuando evaluaron los costos de exportación y distribución, advirtieron que era más conveniente producir allí mismo para salir a competir con precios acordes. “Decidimos producirlo en Europa para bajar costos, ser competitivos y hacer el trabajo que hicimos en Argentina, con volúmenes altos de venta. Si no producíamos en España, era inviable, no cerraban los números”, argumentó.

Con la iniciativa en carpeta, rápidamente acordaron con unos conocidos fabricantes de cerveza para instalarse en un espacio ocioso de su nave productiva, ubicada en cercanías del aeropuerto de Madrid. Viajaron para poner en marcha el sueño y, desde entonces, no han regresado hasta que la botella salga a la luz.

De todos modos, el joven entrerriano puntualizó que hubo otros factores que fueron determinantes para tomar la decisión: buena calidad de agua, de cítricos y de alcohol, tres materias primas primordiales para la receta de Heredero. El resto, claro está, se importa con gran facilidad en el mercado europeo. “Necesitábamos respetar la receta de la marca para llegar al mismo producto, sabor y concepto”, afirmó.

“Así como Heredero Argentina concuerda con la Mesopotamia, la Península Ibérica concuerda con Heredero Europa”, destacó, en relación no sólo a los recursos hídricos elementales, sino sobre todo a la gran producción de naranjas y mandarinas que se desarrollan en la zona de Valencia, desde donde se abastecen.

Del mismo modo, hubo otros motivos que los ratificaron la decisión de inversión: “Elegimos Madrid porque es la capital española y además porque está siendo la capital de Europa como lo fue en su momento París o Barcelona; está siendo tendencia en cultura, arte, productos de empresas unicornios, con políticas económicas puntuales enfocadas en la radicación. Madrid viene en alza y se va a notar dentro de cinco años. Además, es una ciudad muy bien ubicada para la logística, accesible y fácil para manejar el producto desde acá”.

Producción e inversión

La nueva fábrica de Madrid tiene una capacidad instalada de 15.000 litros por mes, lo cual representa un tercio de la planta en Paraná. De igual manera, el joven empresario aclaró que la producción dependerá del acuerdo comercial que se alcance. “Obviamente es algo muy ambicioso para arrancar desde cero, pero creemos que en un año vamos a lograr tener la misma capacidad que tenemos en Argentina y de ahí ir creciendo”, estimó, con entusiasmo.

En otro orden, enfatizó que deben ser muy cuidadosos en cada detalle. “Europa tiene mucha más competencia y acá realmente para jugar en las grandes ligas, necesitás tener un producto que sea un diez en todo sentido, sea el producto, el packaging, la comunicación, el marketing, la logística, la distribución. Si lográs adecuar todo, el crecimiento es más viable y acelerado porque exportar a Portugal o Italia es más fácil”, consideró.

Consultado por la cantidad de euros que están inyectando, prefirió mantener el número en reserva, pero resaltó que “la inversión inicial es muy importante porque, a diferencia de Argentina que crecimos de a poco, acá todo va desde cero, desde comprar un aplique para conectar una manguera con una bomba hasta comprar una máquina, habilitaciones y todos los insumos y materias primas para largar el producto al mercado”.

Tomás comprende cabalmente que la estrategia de inserción en el mercado es diferente y ello definirá la amortización del dinero invertido. “Si acordamos la comercialización con una empresa grande, que nos permita una proyección de ventas ambiciosa y que tenga muchos canales de venta, se va a acelerar. Si eso ocurre, en el transcurso de seis meses estamos en todo España y Portugal. Eso requiere un importante nivel de producción y abastecimiento”, sostuvo.

Por otra parte, valoró las facilidades en la legislación laboral para contratar personal en esta etapa, aunque reconoció que la “escuela” de trabajo de los argentinos es única por su capacidad de empuje. “Si la proyección se cumple y cerramos acuerdo, en el transcurso de 45 días tengo que tomar y capacitar a más de 20 personas para la producción. Luego, la otra parte de marketing, se puede trabajar con agencias. Muchas cosas se pueden tercerizar y hay gente profesional para todo”, señaló, con el anhelo intacto de conquistar el “Viejo Continente”.

Crecer y exportar desde el Parque Industrial

La compañía alcanzó en 2022 el objetivo de duplicar la capacidad de producción y ventas por tercer año consecutivo. Además, logró exportar y mantener los planes de inversión, a pesar del contexto. Así y todo, van por más. “El año que viene nos vamos a enfocar ciento por ciento en la exportación desde Argentina, armando una base logística en Panamá que ya empezamos a hacerla para abastecer el Caribe y Centro América”, anticipó.

En relación a este destino, confirmó que Heredero ya cuenta con un representante oficial en Panamá y la idea es potenciarlo. “Logísticamente está muy bien ubicada. Desde ahí atacamos diferentes mercados. Nuestro objetivo es volver a aumentar la capacidad de producción y las ventas, pero ya también enfocado en el mercado exterior desde la Argentina”, explicó el paceño, quien subrayó: “Nuestro gran desafío es desarrollar la marca en otros países en Latinoamérica”.

Para que sea posible, los socios planificaron la mudanza hacia el Parque Industrial de Paraná, hecho que fue destacado por el propio intendente Adán Bahl en un encuentro mantenido semanas atrás. “Pensando en el largo plazo y en el crecimiento que venimos teniendo anualmente, necesitamos un espacio físico más grande, industrial, para poder hacer otros productos que empezamos a desarrollar como lo fue el éxito del gin tonic en lata sin azúcar”.

En relación a los tiempos, dijo que a principios de 2023 se empezará a trabajar sobre el terreno para luego levantar un galpón grande. “La empresa reinvierte el 100% de lo que factura anualmente, en los nuevos proyectos y el personal que trabaja, quienes se involucran en todos los procesos y sueñan como yo para crecer”, aportó.

En esta línea, además de poner el foco en las exportaciones con “proyección de viabilidad”, el plan incluye estar presentes en las góndolas de las cadenas de supermercados. De hecho, reveló a este cronista que cerraron contrato con Día y que también tienen vínculo con Cencosud, lo cual les abre un abanico enorme de posibilidades para ofrecer nuevos productos.

Heredero House en Paraná

La empresa viene pensando desde el minuto uno en inversiones asociadas al turismo en Paraná. En ese sentido, Tomás Jaime recordó que ningún nuevo emprendimiento pudo ponerse allí en marcha y que el espacio abandonado está más próximo a derrumbarse que otra cosa.

“Así estamos en Paraná, por causa de la gente que hizo ese movimiento en ese momento y decía cualquier cosa. Muchos proyectos quedan sin concretarse por la gente. Todavía no se cayó porque nosotros contratamos una empresa para rellenar. Íbamos a hacer una inversión monstruosa, enfocada en el turismo. Pero ahí quedó, en la nada”, lamentó.

De todas maneras, destacó que sigue en marcha el proyecto para crear Heredero House a orillas del río Paraná, precisamente en la zona de Bajada Grande, que contará con un hotel boutique, sala de envasado y maceración, restaurante, bar y diversos servicios pensados para turistas. “Todo eso sigue en marcha. Es un proyecto ambicioso que requiere una gran inversión, por eso se retrasa su inauguración”, manifestó.

El joven asegura que la obra deberá terminarse durante el año entrante. “Ya se nos atrasó un año y no queremos demorarlo más. Lo necesitamos, porque queremos dar una vuelta de rosca. Lo que nos falta es un lugar donde demos a conocer la marca desde su origen, viendo cómo se elaboran los productos, los procesos productivos, probarlos…”, explicó.

Sin brindar muchos más detalles, se limitó a describir que la obra contempla un subsuelo a temperatura ideal para añejar en barricas de roble francés y americano. Con la intención de brindar una visita agradable y bien local, sumarán la degustación de quesos y otros productos regionales que todavía no están en el mercado. “Será una experiencia diferente, un servicio Premium, con el río, la gastronomía, la coctelería y hotelería”, anticipó.

Fuente: Nahuel Amore para DOS FLORINES.