Fuga, persecución y detención: cazador ilegal no logró ocultar el arma en un cementerio

Cazadores furtivos que circulaban en una camioneta por la zona rural de Colonia General Güemes, fueron perseguidos esta madrugada por la Policía. Lanzaron el vehículo sobre un brigadista y en medio de la persecución, dejaron a un masculino entre los campos, para que huya con un arma de fuego.

Pasadas las 4:00 de este domingo, un vecino se expresó extenuado por las reiteradas ocasiones en las que las detonaciones de armas de fuego irrumpen su descanso, por lo que avisó a la Brigada de Paraná Campaña, que una camioneta estaba cazando en su campo sin autorización. Cuando los efectivos policiales arribaron al lugar e intentaron identificar a los sujetos, los mismos no sólo eludieron el operativo, sino que casi embisten a un funcionario allí apostado. De hecho, el brigadista tuvo que dejarle paso, por ser la única actitud que le evitaba ser colisionado al momento de la camioneta emprender la huida. El arrojo por el comportamiento del conductor, hizo que el policía resulte con algunos golpes y escoriaciones, producto de la caída.

Se dieron a la fuga a gran velocidad hacia la zona rural de Las Garzas, pasando por la ciudad de Hasenkamp, lo que motivó que se les solicitara la colaboración funcional. En medio de la fuga, los cazadores dejaron abandonado a un masculino entre los campos, asignándole la tarea de ocultar el armamento utilizado. Este ciudadano caminó unos 10 kilómetros hasta el cementerio de la ciudad de Hasenkamp, donde fue detenido por personal de esa comisaría, quienes ya estaban alertados de la situación y se encontraban desplegando diversas diligencias operativas para dar con el ocupante restante de la camioneta. A esta persona se le halló y secuestró una escopeta calibre .16 sin marca y con numeración suprimida, la que se encontraba cargada, lista para ser usada en forma inmediata y con 5 cartuchos en uno de los bolsillos de su campera.

Luego de la persecución y una vez concretada la intercepción de la camioneta, el conductor y su acompañante fueron correctamente identificados; mientras que el portador del arma fue detenido y trasladado a Alcaidía de Tribunales por disposición de la Fiscalía de Investigación y Litigación en Turno. Se secuestró la Toyota Hilux para su correspondiente pericia, al tiempo que a iguales fines se remite el arma y cartuchería a la Dirección Criminalística. Asimismo, fruto del trabajo articulado de la Policía, se instruyó una causa judicial por los supuestos delitos de “Tenencia Ilegal de Armas de Fuego, Resistencia a la autoridad y Lesiones en la persona de un funcionario público”, quedando las filiaciones obtenidas supeditadas al legajo de Instrucción Penal Preparatoria.